Cómo hacer reír a un granadero

Para hacer reír a un granadero hay que comportarse como en una primera cita.

No es conveniente hablar de política y menos que menos mencionar a las Fuerzas Armadas.

Es imperioso evitar el doble sentido y la ironía. El esnobismo es repelente.

Los chistes verdes y de cordobeses son contraproducentes como el sarcasmo.

Mirar fijo para competir quién se ríe primero no va a llevar a nada. Al granadero no se le gana por cansancio, porque le pagan por no cansarse.

No hay que desesperarse por los silencios incómodos, al granadero le pagan por hacer silencio.

Por sobre todas las cosas, hay que evitar los movimientos bruscos.

Las cosquillas pueden desembocar en una denuncia penal.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store